Adiós a Windows 11: Microsoft empieza a expulsar a los insiders con PCs «viejos»

Los requisitos de Windows 11 han generado una polémica importante, y esta no ha hecho más que crecer tras las últimas aclaraciones que ha dado Microsoft. Sé que la confusión que tenéis es muy marcada, así que quiero intentar aclarar algunas cosas de forma sencilla antes de entrar al fondo de esta nueva noticia.

  • Los procesadores Ryzen 1000 (Zen) y Core 7700K e inferiores (Kaby Lake, Skylake y anteriores) no estarán soportados.
  • Podremos instalar Windows 11 en un PC con hardware no soportado, es decir, que no cumpla los requisitos mínimos, pero según los técnicos de Microsoft puede que tengamos más problemas (pantallazos de la muerte, cuelgues de aplicaciones y otros errores), y que no recibamos actualizaciones.
  • Microsoft podría bloquear por completo, y en cualquier momento, las actualizaciones en PCs no compatibles.

Espero que esos tres puntos os permitan aclarar un poco vuestras dudas sobre Windows 11 y el tema de los requisitos mínimos, y las configuraciones compatibles. Y hablando de configuraciones incompatibles, Microsoft ha vuelto a ganarse una buena cantidad de críticas tras su decisión de expulsar del canal Insider a aquellos usuarios que utilizaban Windows 11 en un PC «viejo», es decir, en un equipo que no cumplía los requisitos mínimos de dicho sistema operativo.

Así de directo, y de contundente, es el mensaje que están recibiendo los insiders afectados. Esto es una consecuencia directa del paso de Windows 11 a una versión más avanzada de dicho sistema operativo, es decir, más cercana a la versión que llegará al usuario final. Como ya os contamos justo ayer, Windows 11 tiene marcado su lanzamiento para este mismo 5 de octubre, es decir, dentro de poco más de un mes.

Microsoft ha explicado que los equipos podrán seguir utilizando versiones de vista previa de Windows 11 hasta que se encuentre disponible la versión final de dicho sistema operativo, y sin que estas den ningún tipo aviso de error de compatibilidad. Cuando llegue dicha versión final, el canal de vista previa dejará de recibir actualizaciones, con todo lo que ello conlleva.

La verdad es que no me parece plato de buen gusto lo que está haciendo Microsoft. Desde el principio, el planteamiento de Windows 11 fue bastante confuso en todo lo que respecta a la compatibilidad, a los requisitos mínimos y al tema de las actualizaciones y el soporte. Habría sido mucho más fácil partir de una base más simple, concreta y clara que montar el tremendo lío que tenemos ahora mismo.

Por otro lado, creo que tampoco tiene mucho sentido argumentar que se limita el soporte a unos procesadores concretos por tema de seguridad y de estabilidad, ya que las diferencias entre las arquitecturas Zen y Zen+ son mínimas, y de hecho Kaby Lake tiene soporte en su versión HEDT, pero no en su variante de consumo general.

Veremos en qué acaba todo esto cuando se produzca el lanzamiento de Windows 11 el próximo 5 de octubre, pero mucho me temo que, durante las próximas semanas, vamos a tener más de un nuevo «mareo» con el tema del soporte y de los requisitos. Lo que sí podemos confirmar, por si quedaba alguna duda, es que podremos actualizar a Windows 11 desde Windows 10 gratis, siempre que cumplamos con los requisitos establecidos, y que para actualizar gratis desde Windows 7 o Windows 8 tendremos que hacer una instalación limpia, y utilizar la licencia de dichos sistemas operativos para activar Windows 11.

Personalmente, tengo claro que actualizaré a Windows 11, al fin y al cabo cumplo de sobra los requisitos, pero solo lo haré cuando este sistema operativo se haya asentado un poco y demuestre no tener ningún error importante «escondido».