Windows 11: a vueltas con las actualizaciones

Desde el anuncio oficial de Windows 11, sin duda de lo que más se ha hablado es de sus requisitos técnicos y, especialmente, de los mínimos que debe cumplir un sistema para que sea posible instalar el sistema operativo en el mismo. Unos requisitos que en un primer momento, y según la propia eran inamobibles, pero que con el paso de las semanas y los meses en realidad han experimentado bastantes cambios, algo que era razonablemente previsible.

Solo en los últimos siete días, hemos visto como ASUS añadía soporte para Windows 11 en sus placas antiguas, como tras la colaboración entre Intel y Microsoft se sumaban nuevas CPU compatibles e, incluso, como finalmente los de Redmond han dado marcha atrás, permitiendo que sea posible instalar Windows 11 en cualquier sistema, compatible o no, aunque con ciertas limitaciones… y precisamente es sobre eso sobre lo que tenemos que hablar.

Como ya te hemos contado, los usuarios de sistemas que no cumplan los requisitos mínimos de Windows 11 pero que, aún así, quieran actualizar sus sistemas, no podrán hacerlo a través de Windows Update y, además, en principio no tendrán acceso a las actualizaciones del sistema operativo, incluidas las de seguridad. Esto se debe a que Microsoft no puede dar soporte en Windows 11 a sistemas que no cumplen con las especificaciones mínimas.

Ayer mismo, los  insiders que estaban probando Windows 11 en sistemas que no cumplían esos mínimos, empezaron a recibir mensajes en los que se les indica que ya no pueden actualizarse por esa vía, y que deben volver a Windows 10. No es que sus sistemas operativos se hayan bloqueado, en realidad podrán seguir utilizándolos, pero según se afirmaba, ya no recibirían actualizaciones de aquí al lanzamiento de del sistema operativo que, te recordamos, se producirá el próximo 5 de octubre.

¿Y por qué hablo en pasado, pese a que esa información es de ayer mismo? Pues porque, según podemos leer en un tweet de Brandon LeBlanc, programador senior del equipo de Windows Insiders, algunos sistemas se mantienen dentro del programa de pruebas de Windows 11 pese a no cumplir los requisitos técnicos y, aunque esos sistemas no recibirán nuevas compilaciones, sí que recibirán las actualizaciones acumulativas que se publiquen hasta el próximo 5 de octubre.

¿Y qué significa esto? ¿Por qué algunos sistemas, pese a no cumplir con las especificaciones técnicas, seguirán recibiendo actualizaciones? Hablamos del programa de insiders, es decir, el que emplea Microsoft para hacer todo tipo de pruebas. ¿Significa esto que se están replanteando permitir las actualizaciones de Windows 11 a algunos sistemas no soportados por el sistema operativo? Suena raro, pero no se me ocurre otra explicación.

No obstante, y en ese caso, ¿no tendría más sentido volver a revisar los requisitos mínimos de Windows 11? ¿O quizá es que se están planteando que todos esos sistemas sí que puedan dar el salto al nuevo sistema operativo, pero que una vez ahí se tengan que quedar en la versión inicial, sin poder acceder a las grandes actualizaciones, pero por seguridad sí a las acumulativas? Todo esto resulta realmente confuso, y da la sensación de que ni siquiera en Redmond tienen totalmente claro qué hacer con todos los sistemas que, a día de hoy, se quedarían fuera de Windows 11 o, en el mejor-peor de los casos, en Windows 11 sin soporte ni actualizaciones.

Sería mas sencillo intentar averiguar qué es lo que traman en Microsoft si supiéramos cuáles son las condiciones que cumplen los sistemas no compatibles pero que seguirán recibiendo las actualizaciones acumulativas hasta el cinco de octubre. Sin embargo, de momento solo sabemos que existe esa excepción, pero no a qué ordenadores afecta.

Y todo esto a poco más de un mes del lanzamiento de Windows 11. Tengo la sensación de que nos espera un mes de lo más entretenido, informativamente hablando, a este respecto.